El arte de enseñar con estrategia: Matriz BCG en la formación universitaria

La Matriz BCG, desarrollada por el Boston Consulting Group, es una herramienta de estrategia empresarial que también tiene aplicaciones valiosas en la formación académica universitaria. Este enfoque estratégico permite a educadores y estudiantes categorizar y priorizar conceptos de manera efectiva y memorable.

La Matriz BCG, o Boston Consulting Group, es una herramienta estratégica poderosa para evaluar y desarrollar un sitio web enfocado en un producto específico.

Al basarte en esta matriz, puedes estructurar tu mensaje de manera que cada componente se alinee con la estrategia de la matriz: desde los elementos estrella hasta los perros, todos tienen un lugar y un nivel de importancia en la comunicación.

Imagina que estás preparando una presentación para capturar la atención de tu audiencia. La Matriz BCG, una herramienta estratégica, se convierte en tu aliado para estructurar y priorizar tu discurso.

Cada sección de tu presentación se equipara con los componentes de la matriz, desde las estrellas hasta los perros, cada uno con su importancia y lugar en tu mensaje.

Estrellas, interrogantes, vacas y perros

La utilización de metáforas como estrellas, interrogantes, vacas y perros en la Matriz BCG es una estrategia deliberada para transmitir visualmente las características y estados de diferentes áreas en un contexto más comprensible y memorable.

Estas metáforas ofrecen una analogía vívida que va más allá de las simples categorías, permitiendo una conexión emocional y facilitando la comprensión de la complejidad empresarial, educativa u otra relacionada con el mundo laboral.

Las metáforas como estrellas, interrogantes, vacas y perros tienen un poder evocativo que trasciende la mera descripción. Cada término connota imágenes mentales y sensaciones que pueden asociarse fácilmente con conceptos clave en la estrategia empresarial.

Estos términos visuales llevan a los individuos a imaginar la dinámica y el potencial de crecimiento, la estabilidad consolidada o la falta de progresión de las diferentes áreas.

La elección de estas metáforas específicas también proporciona una jerarquía visual y emocional.

Por ejemplo, al pensar en «estrellas», automáticamente se asocian con algo brillante, emocionante y de alto potencial. Por otro lado, «perros» sugiere algo más rezagado o menos valioso. Estas connotaciones emocionales ayudan a establecer la importancia relativa de cada área o sección en la mente del espectador.

Además, el uso de metáforas cotidianas como animales o elementos comunes facilita el eliminar la jerga empresarial, lo que hace que la Matriz BCG sea más accesible para una audiencia más amplia.

Las metáforas proporcionan una manera sencilla y visualmente atractiva de comunicar conceptos complejos, haciendo que la información sea más fácil de recordar y aplicar en situaciones prácticas.

Cómo aplicarlo a tu mensaje

Las estrellas de tu presentación son los puntos clave, aquellos que requieren atención estratégica y recursos para brillar. Por ejemplo, al introducir la relevancia de la estructura del mensaje, este sería un punto estrella. Debes nutrirlo y desarrollarlo con atención y recursos para que impacte.

Las interrogantes son los aspectos con potencial de crecimiento, pero aún no consolidados. Aquí entraría la idea de la secuencia y estructura en la comunicación. Requieren atención para aumentar su presencia y valor. Son como áreas que necesitan más exploración y recursos.

Las vacas son elementos consolidados en tu mensaje, que generan resultados sólidos y estables. Podría ser la importancia de mantener un ritmo lingüístico adecuado. Son áreas que no necesitan cambios drásticos, pero no se deben descuidar.

Finalmente, los perros son los aspectos de menor impacto o interés en tu presentación. Por ejemplo, mencionar detalles técnicos excesivos podría ser un punto perro que necesita revisión estratégica o fusión con ideas más atractivas para la audiencia.

¿Por qué emplear la matriz BCG?

¿Por qué es ventajoso utilizar la Matriz BCG para determinar los contenidos de tu presentación? Porque te ayuda a identificar qué elementos son cruciales (estrellas), cuáles necesitan más desarrollo (interrogantes), cuáles ya están consolidados (vacas) y qué aspectos pueden ser menos relevantes (perros).

Esto te permite organizar tu mensaje de manera que lo más crucial reciba la mayor atención y recursos, mientras que los elementos menos esenciales puedan ser reajustados para mejorar la presentación.

La secuencia en la que presentas tu mensaje es crucial.

Comenzar con las estrellas, los puntos más destacados y emocionantes, captura la atención de tu audiencia. Luego, abordar las interrogantes, los puntos que necesitan más desarrollo pero que tienen potencial, mantiene el interés y la curiosidad. Las vacas, los aspectos consolidados pero importantes, vienen a continuación, manteniendo el flujo y el impacto del mensaje. Finalmente, los perros, los elementos menos cruciales, pueden ser mencionados con menos énfasis para mantener la cohesión de la presentación.

La Matriz BCG te proporciona un marco sólido para estructurar y priorizar tu presentación. Al organizar tus contenidos según este modelo, puedes asegurarte de que cada parte reciba la atención y el énfasis adecuados, garantizando así que tu comunicación sea clara, efectiva y cautivadora.

Matriz BCG y entornos educativos universitarios

La Matriz BCG es una herramienta estratégica que también puede ser efectiva en entornos educativos universitarios, ya que ofrece una manera intuitiva y memorable de analizar y estructurar conceptos complejos. Sin embargo, en este contexto, pueden surgir mitos que limiten su aplicación en el aula.

Mitos sobre la matriz BCG y la formación universitaria

Uno de los mitos comunes es que la Matriz BCG es útil solo en el ámbito empresarial y no tiene relevancia en el entorno educativo. Este mito se desmonta al reconocer que la matriz proporciona una forma visual y simplificada de comprender la importancia relativa de los temas, lo cual puede ser valioso para estudiantes al organizar ideas y priorizar información en presentaciones, trabajos académicos o proyectos.

Otro mito es que la Matriz BCG es estática y no puede adaptarse a dinámicas educativas cambiantes. Contrario a esto, la matriz es flexible y puede ajustarse para analizar el potencial de crecimiento de temas de investigación, asignaturas o áreas de estudio en constante evolución.

Permite identificar áreas de alto potencial de desarrollo (estrellas), aspectos que requieren más atención (interrogantes), así como áreas consolidadas y fundamentales (vacas) y aquellos aspectos menos cruciales (perros) en un contexto educativo.

Un tercer mito es que la Matriz BCG es complicada y solo para estudiantes de negocios. Sin embargo, al emplear metáforas simples como estrellas, interrogantes, vacas y perros, la matriz se vuelve más accesible para todos los estudiantes, independientemente de su especialización.

Esto les permite organizar sus ideas, presentaciones o trabajos de manera más clara y efectiva.

Desmontando estos mitos acerca del uso de la matriz BCG en el aula por parte del profesorado y también el alumnado, se reconoce su potencial para ayudar a los estudiantes a estructurar y priorizar información, promoviendo una comprensión más profunda y una comunicación efectiva en diferentes áreas académicas.

Su capacidad para ofrecer una visión estratégica y simplificada puede ser fundamental para el éxito en la presentación y organización de contenidos en el ámbito educativo.

#MatrizBCG, #Estrategia, #Comunicación, #Presentación, #Metáforas, #Organización, #Priorización, #Aprendizaje, #Universidad, #Mitos, #DesmontandoMitos, #Simplificación, #Visualización, #Enseñanza, #Efectividad, #Estrellas, #Interrogantes, #Vacas, #Perros


Comenta este artículo desde Linkedin

Más sobre el autor: https://coca.plus/filosofia

Contacto

La Matriz BCG no es la única manera de evolucionar en formación cuando nos dirigimos a una generación concreta. En este video puedes ver otras desde una conferencia que Fernández-Coca facilitó en la Universidade da A Coruña (España).