Metateatro y aprendizaje. Romper barreras y desafiar convenciones

El metateatro es una forma de relatar en el que se juega entre la ficción y la realidad, rompiendo la frontera entre ambas.

En términos generales, se caracteriza por su naturaleza autorreflexiva utilizando procedimientos narrativos para convertir el discurso en referente de sí mismo.

El metateatro invita a la audiencia a reflexionar sobre la naturaleza del mensaje y la realidad, sobre cómo estas se entrelazan y afectan nuestra percepción del mundo.

Al reflexionar sobre sí mismo, el metateatro desafía las percepciones y las expectativas, fomentando un pensamiento crítico y una comprensión más profunda de la comunicación.

El metateatro no es solo una técnica teatral, también es una forma de emplear la inteligencia comunicativa.

Relación del metateatro con la formación

Esta capacidad de reflexionar y cuestionar es crucial en la educación universitaria donde la investigación, la interpretación y la representación desde la comunicación verbal, no verbal y gráfica juegan un papel fundamental.

En este artículo comparto contigo la forma en la que utilizo el metateatro como un espejo para la autorreflexión y la exploración de nuevas perspectivas. Apoyo esta estrategia formativa desde la experiencia de los últimos 31 años como profesor universitario.

Para mí, cada clase es una oportunidad para cuestionar y redefinir la narrativa empleada, adaptándola a las necesidades y al ritmo de cada grupo de estudiantes.

Este proceso se basa en preguntas clave que reflejan la esencia del metateatro: ¿Es adecuada la narrativa? ¿Necesita modificarse? ¿Qué herramientas facilitarían su comprensión?

Una estrategia paso a paso

El metateatro, al ser teatro dentro del teatro, utiliza sus elementos para reflexionar sobre la naturaleza de la comunicación y la representación.

Esta reflexión se traduce en mi metodología docente, estructurada en cuatro pasos y un epílogo, cada uno diseñado para guiar a los estudiantes a través de un arco que emplea herramientas cognitivas y emocionales, sin abandonar el rigor necesario en cada proceso formativo y comunicativo.

Paso I, desde la intriga inicial al despertar de la curiosidad

El primer paso es generar curiosidad, similar a cómo el metateatro presenta enigmas a sus personajes. Las clases comienzan con preguntas provocativas y misterios, despertando la anticipación y el interés de los estudiantes.

Otra opción es empezar por el final, por el dar a conocer a dónde llegaremos para así fomentar el interés por atender y aprender acerca del proceso a seguir para lograrlo.

Paso II, la reflexión profunda de los mitos como una forma para explorar el para qué de los puntos de partida

Los humanos estamos rodeados de mitos. Estos nos hacen tener ideas preconcebidas que muchas veces nos evitan avanzar.

Al igual que el metateatro nos enfrenta a dudas y desafíos que nos llevan a explorar nuestras propias ideas y creencias, aquí fomentamos el diálogo desde el contraste de opciones que los mitos antes comentados.

Paso III, romper esquemas narrativos, introducir referentes, revelar que nada viene de la nada.  

Este paso es crucial. Al igual que en el metateatro, se revelan ideas impactantes y giros inesperados.

En este paso, la mente se abre a nuevos horizontes, y las emociones fluyen a medida que enfrentas ideas desafiantes que cambian tu forma de ver el mundo. Esta elipsis emocional es como una pausa tensa antes del clímax.

En nuestra comunicación, fuera de los escenarios, parte de esta revelación incluye la introducción de personajes históricos relevantes, «referentes», que han logrado resultados significativos en el campo del que estemos estudiando o investigando.

Se enfatiza en conocer la vida profesional de estas figuras en su contexto social específico, proporcionando a los estudiantes modelos a seguir y demostrando cómo los logros pueden ser influenciados por el entorno y las circunstancias personales, así como la forma en la que estos referentes rompieron con lo esperado para lograr sus objetivos.

Paso IV, asentando el aprendizaje.  

En el meteatro, este paso lleva al espectador a una catarsis emocional profunda, superando la elipsis emocional anterior.

Al final de este momento, el espectador experimenta una profunda comprensión del tema que le impacta emocionalmente.

En el caso de la formación, es ahora cuando el estudiantado alcanza una comprensión profunda del tema, experimentando una catarsis emocional y cognitiva que les lleva a la satisfacción y la confianza en sus habilidades intelectuales.

Logramos superar este paso desde el uso del aprendizaje práctico, empleando estrategias propias del Aprendizaje-Servicio a la par que fomentando diálogos entre el propio alumnado de manera moderada por su docente.

Epílogo: Tu Propia Obra Maestra – Un Viaje Transformador

Al igual que una obra de metateatro, el epílogo o final de cada tema te inspira a reflexionar sobre el lo aprendido en sí mismo, al tiempo que lo aúnas con toda tu experiencia universitaria como una fuente de inspiración  para seguir explorando y contribuyendo al campo que te apasiona.

Recapitulando acerca del metateatro aplicado a la formación…

El metateatro, una técnica que trasciende los límites del teatro tradicional, se revela como una herramienta esencial en el desarrollo de la inteligencia comunicativa.

La interacción entre metateatro e inteligencia comunicativa no solo redefine la enseñanza y el aprendizaje en la educación universitaria, sino que también transforma nuestra comprensión de la comunicación y la representación más allá de la formación superior.

Al fusionar ficción y realidad, el metateatro nos invita a cuestionar y reflexionar sobre nuestras percepciones, desempeñando un papel crucial en el fomento de un pensamiento crítico y una comprensión más profunda de la comunicación.

Esta capacidad de reflexión y cuestionamiento es el núcleo de la inteligencia comunicativa, permitiendo a los individuos navegar y interpretar complejas interacciones sociales y profesionales.

La metodología de enseñanza basada en el metateatro, estructurada en cuatro pasos y un epílogo, no es solo un camino hacia el conocimiento académico, sino también una práctica en inteligencia comunicativa.

Cada paso, desde la intriga inicial hasta la catarsis emocional, es una oportunidad para que los estudiantes exploren, cuestionen y comprendan no solo el contenido académico, sino también el proceso de comunicación en sí mismo.

Esta metodología no solo despierta la curiosidad y promueve el pensamiento crítico, sino que también prepara a los estudiantes para aplicar sus conocimientos de manera creativa y significativa en diversas situaciones comunicativas.

Por otro lado, la inteligencia comunicativa enriquece la práctica del metateatro, aportando una comprensión más profunda de cómo las palabras, los gestos y los símbolos pueden ser utilizados para transmitir mensajes complejos y provocar reflexiones profundas.

Esta sinergia entre el metateatro y la inteligencia comunicativa rompe las barreras convencionales de la educación, desafiando a los estudiantes a convertirse en comunicadores efectivos y pensadores innovadores en sus respectivos campos.

Al final del proceso educativo, los estudiantes no solo han adquirido un conocimiento profundo, sino que también han desarrollado una inteligencia comunicativa refinada, capaz de navegar y transformar el mundo que les rodea.

Este enfoque integral plantea toda una serie de preguntas estimulantes: ¿Cómo puede el metateatro amplificar nuestra inteligencia comunicativa? ¿Estamos preparados para abrazar estas técnicas innovadoras en nuestra educación y comunicación diaria? ¿Qué impacto tendría esta fusión en la forma en que interactuamos y comprendemos el mundo a nuestro alrededor?

Estas reflexiones abren un diálogo sobre el potencial transformador del metateatro en la inteligencia comunicativa, invitando a una exploración más profunda de su poder y aplicabilidad en diversos contextos.

¿Y tú qué opinas? Si lo deseas, deja tus comentarios al final de este artículo en su versión publicada en Linkedin

Palabras clave:

#Metateatro, #InteligenciaComunicativa, #TeatroDentroDelTeatro, #Autorreflexión, #ConvencionesTeatrales, #SimbologíaArquitectónica, #CuartaPared, #ExpectativasDelPúblico, #Interacción, #Percepción, #Representación,  #Espectador, #ComunicaciónSimbólica, #Metáforas,  #Filosofía, #Reflexión, #Interpretación


Más sobre el autor: https://coca.plus/filosofia

Otros artículos del blog: https://coca.plus/divulgación

Comenta este artículo desde Linkedin

Contacto